Desde tiempos inmemoriales la Iglesia católica, la que también se auto-denomina “cristiana”, afirmó y sigue afirmando que fue fundada por el propio Jesús de Nazaret.

De ello toman su legitimación, es decir con esa estrategia justifican que son cristianos, pues han incorporado a Jesús de Nazaret, el gran maestro de la libertad y parte de Su magnífica enseñanza, a su mezcla teológica intelectual plagada de ritos, cultos, liturgias y sobre todo dogmas.

Sin embargo las enseñanzas de Jesús no son tan importantes para ellos, lo principal es que el dinero suene y llene las cuentas bancarias. El dinero confiere poder y con él se exhibe y se ejerce el poder. Pero Cristo fundó en Jesús verdaderamente una religión interna.

Y debido a que Su enseñanza dejó de vivirse y enseñarse después de los primeros tiempos del cristianismo; debido a que se formó un sistema externalizado de Iglesia, en el que ya no sopla el Espíritu de Dios, al oír ahora Su Palabra, por decirlo así  Su Palabra actual pronunciada por boca de un profeta, han vuelto a surgir personas que se han puesto en camino para encontrarle nuevamente a Él, en sí mismas y en todo ser, la vida verdadera, la vida universal.

Su camino es el Camino Interno que conduce al corazón de Dios y que se basa en los Diez Mandamientos de Dios y en el Sermón de la Montaña de Jesús.

**Joomla! Debug Console**

**Session**

**Profile Information**

**Memory Usage**

**Database Queries**

**Parsing errors in language files**

**Language Files Loaded**

**Untranslated Strings**