Es interesante saber que existen estudios o investigaciones sobre la contaminación medioambiental causada por el hombre, como por ejemplo la lista con las causas principales o más importantes publicadas por Green Cross y por el Blacksmith Institute de EE.UU.

En un artículo publicado en 2008 por FOCUS ON-LINE se descubre una lista con las diez causas principales de la contaminación medioambiental: en el primer puesto está la extracción de oro con  medios primitivos, algo que muchas personas desconocen. De diez a quince millones de personas intentan obtener dinero mezclando mercurio con el cieno que contiene oro, de lo que resulta una fuente de contaminación medioambiental terrible.

Otra de las actividades humanas más contaminantes son los cementerios de residuos radioactivos. Desde que se comenzó a usar energía nuclear hemos producido 300.000 toneladas de residuos radioactivos, a lo que cada año se añaden otras 10.000 toneladas conteniendo plutonio, cuya vida media es de 24.000 años.

Si como se sospecha, el ser humano se comporta como un carcinoma de la Tierra, que destruye áreas enteras, se expande sin miramientos y envenena todo su entorno. Sí como un tumor maligno puede consumir todo el organismo matando con ello a quien lo porta, ¿no habría que preguntarse si el ser humano también está matando al planeta Tierra? La respuesta es sí. El ser humano destruye los reinos naturales y mata con ello a la Tierra, con lo que él también morirá. Básicamente se puede afirmar que se trata de un suicidio a plazos.

No es otra cosa que una ley física elemental llamada acción y reacción o también causa y efecto. Algo que las personas sabemos desde la antigüedad pero que naturalmente pasamos por alto. Pero no se puede decir que la humanidad no haya sido advertida. Existe una manifestación del Creador dada en febrero de 2001 a través de Su profeta y enviada, Gabriele de Würzburg, en donde Dios dio a la humanidad un mensaje impresionante, del que reproducimos el siguiente párrafo: «¡Dejad de consumir a las criaturas que viven con vosotros, que son vuestros hermanos animales! ¡Dejad de matar a los animales más pequeños, la vida en la tierra, por medio de abonos químicos artificiales, también por medio de excrementos y cosas similares! ¡Dejad de talar y quemar los bosques, quitándoles a los animales y al campo el espacio vital! ¡Devolverles su espacio de vida a los bosques, campos y  praderas, de otra manera vuestro destino, que vosotros mismos os habéis impuesto, os quitará vuestro hogar y propiedades y vuestras fuentes de alimentación a través de catástrofes en todo el mundo que vosotros mismos habéis creado, a raíz de vuestro comportamiento contra la vida, contra los reinos de la naturaleza y contra los animales! ¡Dejad, oh hombres, vuestro comportamiento brutal, que recae únicamente sobre vosotros y sobre ningún otro ser; pues lo que hacéis a las más ínfima de las criaturas que viven con vosotros, eso me hacéis a Mí, y también a vosotros!»

A pesar de que este mensaje fue dado en el año 2001 no parecen haber cambiado mucho las cosas. Sin embargo lo que sí se nota cada vez más es como los efectos están llegado a la humanidad. ¿Ha supuesto acaso el ser humano que podría quedar sin consecuencias el que por ejemplo se hayan liberado ya 200 sustancias químicas hormonactivas, que son aquellas que afectan a los animales masculinizando a las hembras o transformándolas en estériles? Un comportamiento más con el que comprobamos como el ser humano libera toxinas en la Tierra de forma parecida a como lo hace un tumor en el cuerpo.

 

**Joomla! Debug Console**

**Session**

**Profile Information**

**Memory Usage**

**Database Queries**

**Parsing errors in language files**

**Language Files Loaded**

**Untranslated Strings**