He leído: “el que vive en el pasado se va a pique con él”, “el pasado no debe servirnos de sofá sino de trampolín” y también “un hombre no vale por lo que sabe; vale por lo que hace con lo que sabe”. Me gustan las sentencias, los refranes, los dichos populares e incluso los socorridos chascarrillos, empleados a menudo, si bien no hay ninguno que no tenga su revés u oponente.

Lo cierto, es que hay infinidad de frases, más o menos celebres, que suenan bien, encierran un contenido profundo o eximente y rara vez aprendemos de ellas; tampoco aprendemos de los hechos pasados por mucho que invoquemos a la historia, por mucho que digamos que ésta se repite a menudo y nos muestra el camino correcto; no olvidemos que tropezamos más de una vez en la misma piedra.

Son, sin embargo, las experiencias vividas, aquellas que nos han hecho sentir inmensa alegría o un incalculable padecer, las que nos han dejado huella en la memoria y nos marcaron de por vida. Por tanto, los problemas, dificultades, dichas o triunfos ajenos, por mucho que queramos compartirlos o hacerlos nuestros, apenas si representarán algo en nosotros: carecen de uso propio, no tenemos una idea exacta y, menos aún, cuando nos damos la vuelta y nos alejamos.

Es el olvido parte de nuestras defensas, tan importante como lo son las mentiras. Conviene pues, relativizar la mayoría de los asuntos y meditarlos. La psicología, esa ciencia inexacta, se mueve por encuestas, por estadísticas que representan unas determinadas tendencias o resultados señalando las pautas a seguir de una colectividad. Las variables (educación, religión, costumbres, climas, alimentación, edades, sexo…) indicarán las diferencias de cada comunidad que se estudie, al margen de su factor genético.

La mente, esa fábrica, que de niños se forma, es como un terremoto, volcán o ciclón desconocidos que, en raras ocasiones, se manifiestan menguando cuando la energía decrece y la edad avanza. La política es rastrera, traidora, mentirosa, ciega, muda o parlanchina, según convenga. Por supuesto no me estoy refiriendo a esa ciencia no escrita, ni exacta, que trata de organizar la vida de la gente y sus asuntos que se estudia en la Universidad, sino a la que, día a día, nos muestran sus profesionales causando problemas en lugar de resolverlos.

Ya Maquiavelo escribió sobre ella y, en otra época más cercana, a nuestra Guerra incivil se la llamó Cruzada y bandoleros a los maquis o guerrilleros que luchaban contra la represión golpista. Obsérvese pues, como utilizamos las palabras dependiendo de quién las escriba o pronuncie. Hoy se colman revistas, periódicos, televisiones y los famosos medios digitales con expresiones tendenciosas, calculadas a conveniencia por los variopintos intereses de quienes las emiten. Las casualidades, por lo general, existen poco, la mayor parte de las veces son provocadas. Y así sucesivamente podíamos ir llenando de asuntos páginas y más páginas con las que entretener a los lectores. Hoy, no obstante, apenas se lee, y todo queda sintetizado en un titular, en una frase que nos llama la atención, nos mediatiza y provoca.

Sólo hay algo que todo lo abarca y permite: el miedo y el placer, dos fuerzas que nos movilizan en distintos sentidos, pero hay una que nos conforma y es a la que siempre acudimos para cualquier acto a realizar: confianza. Tener confianza, dar confianza, es lo que importa, lo más importante, por eso “ni me alabes ni me recrimines, deja en mis labios el último sabor dulce de nuestro encuentro y no la tristeza de tu despedida”, es una frase de uno de mis personajes en una de mis novelas. “No y no es no” es lo dicho por Sánchez al PP, con el que ahora parte de sus correligionarios le pagan sus servicios. El PP volverá a gobernar como lo hicieron los Borbones, por lo que queda claro que tres “noes” no resultan. Obsérvese pues, que todo es relativo.

**Joomla! Debug Console**

**Session**

**Profile Information**

**Memory Usage**

**Database Queries**

**Parsing errors in language files**

**Language Files Loaded**

**Untranslated Strings**